miércoles, 30 de julio de 2008

Ideas luminosas


Regalar un par de bombillas de bajo consumo y reducir la velocidad máxima en los accesos a las grandes ciudades. Estas son las medidas del plan de ahorro energético que los medios de comunicación (los que he leído y oído yo, claro) se han encargado de airear con intensidad. Supongo que su plan no se reducirá a esas dos cosillas, pero como esas son las que conozco, me dispongo a opinar sobre ellas.

Lo de regalar dos bombillas de bajo consumo me parece tan estúpido como esas propuestas que hace alguien cada cierto tiempo (probablemente con la mejor de las intenciones) para que todo el mundo apague la luz a la misma hora del mismo día durante cinco minutos. Eso, básicamente, lo único que consigue es que ahorremos cinco minutos de energía porque, tras ese apagón, la gente sigue dejando encendidas todas las lámparas de la casa, subiendo en ascensor al primer piso (o al bajo, que hay gente para todo), encendiendo el aire acondicionado porque es verano en lugar de porque hace calor o poniendo en marcha la calefacción a partir de la entrada oficial del invierno aunque no haga frío.

Con lo de las bombillas se ahorraría algo si la gente las pusiera para sustituir los halógenos que a casi todo el mundo le gusta usar y que, a pesar de su alta potencia (supongo que también los habrá de baja potencia, pero me apetece suponer que la gente es derrochadora), iluminan sólo una pequeña zona circular bajo ellos porque, por alguna razón que se me escapa, casi siempre están incrustados en el techo en lugar de estar colgando de él para que los rayos de luz fluyan esféricamente en lugar de en un miserable cono luminoso.

La reducción de la velocidad en las entradas a las ciudades es probable que sirva para ahorrar algo, pero me temo que eso sólo sería durante los fines de semana y las horas en las que entran cuatro gatos, porque el resto del tiempo se circula a velocidades tan lentas que es difícil reducirlas más.

No sé cómo hacen los cálculos de ahorro, pero me temo que, como pasará casi siempre, viajan a los Mundos de Yupi y allí, que es un lugar en el que todo es maravilloso y donde la realidad es la que cada cual quiere que sea, es donde hacen sus estudios. Lo malo es que los resultados obtenidos en esa bellísima realidad ficticia, se empeñan en extrapolarlos a este mundo en el que las cosas no son tan simples como las mentes de nuestros queridos “expertos”.

Para comenzar a ahorrar se me ocurre que nuestros altos cargos públicos dejen de hacer tantos viajes de aquí para allá, en coche o en avión y que utilicen eso tan maravilloso y tan barato que es la vídeo-conferencia. No tengo ni idea de lo que se ahorraría con eso, pero teniendo en cuenta que, de hacerse las cosas así, podría prescindirse de casi todo el parque de coches oficiales (que además son de alta cilindrada y consumen una barbaridad) y de multitud de desplazamientos en avión y de las respectivas estancias en hoteles caros, seguro que se ahorraría un buen montón. Si por mí fuera, se acabarían los viajes oficiales y todas esas reuniones inútiles que se mantienen en cualquier país a cuento de cualquier memez o cosa seria. Que comiencen por dar ejemplo nuestros queridos líderes y tal vez así nos convenzan para que seamos más ahorrativos, no en vano los hechos convencen mucho más que las palabras.

8 comentarios:

Antares dijo...

He visto que no tenías ningún comentario todavía y teniendo en cuenta tu "solidaridaz" cuando no ponen nada en el mío, voy a estrenar los comentarios diciendo que apoyo tu propuesta, que tanto viaje y tanta mandanga, que viajen con Google Maps y Google Earth como bien haces tú dando ejemplo de ahorro y contención,
¡VIVA METEORISMO GALÁCTICO!,
¡VIVA PEPIÑO BLANCO!,
¡VIVA BETTY MISIEGO!

Meteorismo galáctico dijo...

¡VIVA LA "SOLIDARIDAZ" INTERBLOGUERA!
¡VIVA ANTARES!
¡VIVAN LOS VIAJES CIBERNÉTICOS!

Javier dijo...

Se me ocurre que las medidas de mayor eficiencia en ahorro energético van a ser las que no se han anunciado. Con dos millones más de parados se va a reducir el consumo de energía en desplazamientos una barbaridad. Tampoco se despilfarrará en los electrodomésticos que no compraremos. Todos nos pondremos en forma caminando y montando en bicicleta, ya no será importante llegar sudado al no-trabajo.
Tomemos ejemplo del paraíso socialista cubano, un ejemplo en la lucha contra la obesidad, contra el despilfarro energético y en pro del reciclaje. No veas lo que son capaces de inventar con los carros que los estúpidos "yanquis" tiraron hace más de medio siglo.
¡VIVA FIDEL!
¡VIVA HUGO CHAVEZ FRIAS!
¡VIVA ZP!

Por cierto, entre tanto podían suspender las emisiones de televisión, eso si que es un despilfarro energético y un arma de destrucción masiva de neuronas.

Meteorismo galáctico dijo...

Estimado Javier:

Soy dichoso de comprobar que sigues fiel a la senda que la Revolución Bolivariana marca para conseguir el máximo progreso social. Veo que eres optimista en cuanto a las grandes posibilidades de mejora social que la crisis abre ante nosotros: Menos despilfarro de combustible en desplazamientos a trabajos que no sirven para nada, promoción del transporte ciclista y propuestas de reciclaje extremo.

Te propongo que envíes un e-mail a ZP para que vea que el optimismo que él predica se va contagiando poco a poco a toda la “ciudadanía”.

Kuko dijo...

No se vosotros, pero yo en vista de la cada vez más cercana crisis (o desaceleración económica) económica y energética estoy optando por tomar mis propias medidas.

Es por esto por lo que desde hace un mes llevo embotellando todos mis gases por si se acaba el metano del gas ciudad, guardando mis deposiciones por si se acaba el carbón (lo mio si que es carbon vegetal porque es de "pino" de primera calidad), y comprando más cubatas de la cuenta para guardarlos (sin beber ni una gota) para cuando se acabe la gasolina y haya que usar coches con alcohol.

Asimismo ya no enciendo la TV sino que juego a las cartas (o al colonos) y llevo a oscuras desde hace mas de 3 semanas, lo cual es de lo más divertido a la hora de limpiarse el culo, ...... y ahora que lo pienso, ahí lanzo una duda que "esijo" se me responda,....
¿Como sabe un ciego cuando debe de dejar de limpiarse el culo?

Espero que los aquí firmantes sigan con el ejemplo y tomen medidas al respecto para aliviar la crisis.

I said

Meteorismo galáctico dijo...

Kuko:

Acabas de darnos una lección de civismo y de comportamiento respetuoso con el medio ambiente. ¡Qué bello es ahorrar! ¿En qué tipo de recipiente almacenas tus cuescos? Una vez vi un documental en el que medían la cantidad de gases expulsados por un hombre y una mujer (por separado) durante unas cuantas horas, y para ello les ponían unos calzoncillos de goma conectados mediante un tubo a una mochila de plástico que comenzaba estando totalmente vacía y terminaba hinchada como un flotador ¡Fue fantástico constatar la cantidad de gases que genera el cuerpo humano! (por lo menos el de esos dos personajes sometidos a estudio). Seguro que el aprovechamiento de las flatulencias de toda la ciudadanía sería una fuente de energía que conseguiría aumentar enormemente nuestro PIB.

En cuanto a la forma que tiene un ciego de saber cuándo su entrenalga está limpia, yo diría que puede usar dos de los sentidos que aún tiene activos: El tacto y/o el olfato. Palpando el ojete se puede notar si aún está pegajoso, en cuyo caso habrá que seguir limpiando. Olfateando el papel restregado por la zona “cero”, se puede comprobar si éste está aún tiznado (aún hay que seguir restregando) o si está libre de tiznajos (la tarea habrá terminado).

Y con esta lección de ahorro y de aprovechamiento de otros sentidos diferentes al de la vista, termino.

Kuko dijo...

Querido meteorismo:

En aras de conseguir que el mundo se de cuenta de la grave situación energética, voy a contaros cual es mi método para ahorrar gases, el cual no es otro que llevar todo el día puesto un traje de neopreno con un pequeño orificio al que irá conectado una goma y distintos recipientes en función de la necesidad de almacenaje de los gases.

Respecto a la consulta del ciego, gracias por tu respuesta .... que me ha abierto claramente los ojos (los 3). Que incauto era al pensar que el ciego usaba el sentido del gusto para cerciorarse de que su limpieza ocular había concluido satisfactoriamente, sin residuos ni nada que pudiera crear la típica anchoa o frenazo en sus prendas íntimas.

Estás al mismo nivel de conocimientos e I+D que nuestro gran Barbacid, y por tanto "esijo" que seas agasajado y premiado como merece tu intelecto.

I said

Jajaja dijo...

Lo del consejo de regalar dos bombillas de bajo consumo me ha solucionado un par de cumpleaños que tengo en lontananza. Gracias por la recomendación, Meteorismo.