jueves, 10 de julio de 2008

Aído y el velo

Para salir un poco de la pereza intelectual en la que ando sumido desde que comenzaron mis vacaciones el lunes pasado, he decidido atender una exigencia de nuestro colaborador Brave, y me dispongo a escribir alguna que otra consideración acerca de lo que la Ministra de Igualdad ha dicho sobre el uso del velo islámico (más bien de lo que dicen que ha dicho, porque yo no he podido oír su discurso). Parece que el señor Valenzuela (Javier, para más señas), ha puesto a nuestra joven Ministra a caer de un burro dedicándole una larga ristra de improperios. Tal vez doña Bibiana sea tonta o incluso muy tonta. Eso para mí, que sé que todo el mundo es tonto (incluidos los lectores de este blog y yo mismo, por supuesto), no es nada que me llame la atención. De todos modos, al señor Valenzuela le diría que, a pesar de no saber nada de él, salvo que escribió un libro sobre ZP, él también es tonto. ¡Parece mentira que aún haya gente que no sepa que la necedad es el atributo que iguala a todos los seres humanos!

Según leo en El Correo Digital, Aído dijo que las prácticas culturales que vulneran los derechos humanos o que discriminen a las mujeres no tienen por qué ser protegidas. Yo estoy de acuerdo con semejante afirmación. Creo que también dijo que la ley debería impedir el uso del velo islámico, cosa que ya es más complicada de concretar. Es una faena que algunas mujeres lleven el velo, o lo que sea, porque sus maridos les imponen tal cosa. La ley española ampara a esas mujeres (y a todo el mundo) para que hagan lo que les venga en gana en ese aspecto y no tienen por qué someterse al imperio de sus necios maridos. En España nadie tiene por qué vestir de un modo que no sea el que uno mismo decida y si alguien le obliga a ponerse prendas que no le molan, supongo que tiene derecho a demandar a quién le imponga tal cosa. Querellas más tontas habrá interpuesto Anita Obregón o Belén Esteban y han sido atendidas, así que no veo por qué razón no pudieran llegar a buen puerto las justas demandas de las mujeres musulmanas que no quieren llevar velo y son obligadas a ello por sus devotos maridos (devotos al Profeta, no a sus esposas).

En fin, que no sé si hace falta una ley específica que prohíba ponerse pañoletas en la cabeza. Sería muy complejo definir cuál es el tipo de tocado prohibido ¿Afectaría esa ley a los vejetes que se ponen un pañuelo con cuatro nudos para evitar una insolación mientras pasean por el parque? ¿Quedarían proscritas también las pañoletas de los raperos? ¿Serían consideradas delictivas las bolsas de Ahorramás que nos ponemos en la cabeza cuando nos sorprende un chaparrón?

Puestos a defender derechos de la gente, a ver si Bibiana se anima a defender el derecho a estudiar en la lengua materna en cualquier comunidad autónoma española ¿O eso tiene menos importancia que el uso del velo islámico?

¡VIVA BIBIANA AÍDO!
¡VIVA JAVIER VALENZUELA!
¡VIVA LA NECEDAD!

2 comentarios:

Bocaseca dijo...

¿Se verá afectada nuestra expresión "A esta la pongo yo una bandera en la cabeza, y todo por la patria"?

Esta claro que en este país hay libertad para vestir como cada uno guste, si no, ¿que hago yo con los gayumbos por fuera, una máscara y una capa?

PD: ¿Existe algún ministerio más absurdo en algún pais del mundo que el de la Igualdad? Yo creo que no.

Kuko dijo...

A mi todo esto de las civilizaciones, las culturas y la leche que les dieron a todos me parece una soplapollez.

Me parece muy bien lo que dice la miembra de la ministra sobre no proteger prácticas culturales que vulneren los derechos de una persona (mujer, hombre o zerolo).

Lo peliagudo del asunto según mi criterio está en una clase política dirigente cuyo discurso durante los últimos tiempos ha sido que España es un país plural donde todo el mundo tiene cabida. Esto ha originado que la gente quiera "caber" en España pero imponiendo su cultura y sus costumbres....y por ahi no paso (llamame intransigente como a aquellos que silbaron a Raimón pero es la verdad).

Si algo tiene este país arraigado es una cultura histórica propia (con cosas buenas y cosas malas) que ha durado y espero que dure por muchos años (aunque no creo con estos visionarios de un mundo Benetton que nos gobiernan). Eso implica que cualquiera que venga a este bendito lugar de casa pa´dentro podrá hacer lo que le salga en gana e imponer sus creencias y rasgos culturales (siempre dentro del límite legal), pero de casa pa´fuera se adapta a lo que hay, y si no,..... haber escogido muerte, que decía el del chiste.

Me parece sangrante el ataque constante y la consiguiente pérdida de nuestra identidad nacional y nuestras costumbres a cosa de defender la de la gente extranjera (acordaros del cristo que se formó hace años con eso de que las luces navideñas con símbolos cristianos podían ofender a los moritos, y sin embargo ellos podían celebrar una flagelación multitudinaria por las ramblas como si nada, con menores presenciando como un nota se abría las carnes gritando consignas a Alá).

A lo que voy (y con esto termino) es que a este paso se va a suprimir las corridas de toros (y yo estoy en contra del toreo que conste, aunque por otro motivo) solo porque a los hindús les parece que matar a un toro (o a una vaquilla) atenta contra sus dogmas y sus creencias.

Así que como resumen,....y esto va para cualquier extranjero....."quieres venir a España???, cojonudo, por mi no problem si vienes y TE ADAPTAS a lo que hay, no impones al resto a adaptarse a ti"

I said