viernes, 23 de noviembre de 2007

Música por "la voluntad"


Acabo de leer que el grupo Radiohead lanzó el mes pasado su disco In rainbows comercializándolo en Internet y poniendo como precio “la voluntad”. Según dicen el Libertad-Digital, los que descargaron el disco pagaron, como media, ocho dólares. El caso es que ya llevan sacados más de nueve millones de dólares.

He cotilleado un poco la web de In rainbows y, una vez añadido el disco al “carrito de la compra”, al pulsar el botón de pagar, aparecen un par de casillas para poner el precio que se estime oportuno (las libras y los peniques). Incluso se puede poner un cero patatero (como podéis ver en la imagen que he capturado al hacer mi compra). Luego probaré a poner un importe negativo, a lo mejor los de Radiohead son capaces de pagarte por descargar su música, después de todo, si nos gusta el disco, haremos publicidad de él y tal vez consigamos que alguna persona vaya a alguno de sus conciertos (en este caso pagando).

La página es simple a más no poder. Por detrás de su sobria apariencia está el software de una tienda web, pero tampoco parece nada complejo porque sólo hay un producto que se pueda comprar (o descargar por la cara): el disco.

Igual que vemos “pogramas” en la tele y los oímos en el “arradio”, o del mismo modo que leemos “pidióricos” o vemos vídeos en la web sin pagar un duro gracias a la publicidad, lo de poner la música como reclamo para acceder a sitios web llenos de anuncios publicitarios con los que pagar a los compositores y cantantes, es una idea que, de lo antigua que es, parece mentira que no se haya puesto en marcha antes. El grupo británico ha probado algo más novedoso aún y más barato y rápido de poner en marcha. Yo nunca hubiese sospechado que tanta gente fuese capaz de pagar por algo que podría tener gratis, pero el caso es que la realidad me dice que estoy equivocado y me llena de orgullo y satisfacción ver lo dadivosos que pueden llegar a ser algunas personas con sus grupos favoritos (me cuesta pensar que yo pudiera hacer lo mismo con los discos de Bustamante o Camilo Sesto).
Propondré a los de Radiohead que hagan publicidad de LibertadDiodenal en su exitosa tienda a cambio de esta publicidad que gratuitamente les estamos haciendo desde este foro de necedad y estulticia.
Ante este panorama tan esperanzador sólo me queda proponeros que coreéis conmigo:
¡VIVA LA PUBLICIDAD!
¡VIVA LA GRATUIDAD DE LOS DISCOS DE RAMONCÍN!
¡VIVA EL REY!

6 comentarios:

Antares dijo...

Meteorismo,

Sólo tú podías haber puesto ese importe tan redondo..
Espero que Camilo Blanes y otros grandes copien esta idea,
¡VIVA LA MÚSICA!,
¡VIVAN LOS PEDOS PINTOR!

Kuko dijo...

Me parece interesante la idea que propones de poner -50Libras (por ejemplo) en el casillero. Lo mismo te devuelven pelas y todo.

Es bastante novedoso lo de este grupo y fijaros la de pelas que se han sacado con la tonteria sin obligar a nadie a pagar, como hacen otros muchos artistas y demas SGAEros de esta enorme piel de toro en la que vivimos.

Por lo demas, decir que ayer fui uno de los privilegiados en ver al "jefe" en directo, y comentar dos cosas al respecto.

* Una que el tio cada vez lo hace mejor, que la banda toca y suena de puta madre, y que el sitio elegido para mi gusto era alucinante por la acustica.

* Dos, lo soso que son Felipe y doña Letizia. El uno sin apenas moverse con las manos en los bolsillos y la otra dando palmaditas. Una cosa es el protocolo real y otra ir a ver un concierto. Joder que tampoco se le "esije" que haga un moss, solamente que se mueva algo. Eso si la infanta urdangarina se lo paso pipa y bailaba como la que mas.

¡¡¡VIVA LA MUSICA .... GRATIS SI ES POSIBLE¡¡¡

¡¡¡VIVA EL BOSS¡¡¡

¡¡¡VIVA LA SGAE, EL REY DEL POLLO FRITO Y MARIA JIMENEZ¡¡¡¡

Jajaja dijo...

No he escuchado nada de Radiohead (que yo sepa) pero solo por lo que me gusta su iniciativa les voy a dar una "oportunidaz".

Kuko, a los "Prínzipes" los ha congelado Chavez. He oído esta mañana en el telediario que iba a congelar al Rey. Me figuro que también habrá hecho lo mismo con el heredero.

Meteorismo galáctico dijo...

Kuko:

Me parece muy mal que Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias acudan a eventos tan proletarios como un concierto de Bruce Springsteen. Acudir a un recital de Camilo Sesto sería otra cosa porque, como bien sabéis, el protagonista de Jesucristo Superstar es un artista de élite y no un pelanas como ese cazallero norteamericano.

Jajaja:

¿Cómo pretende Chávez congelar a la Familia Real? ¿Acaso ha contratado a los Cuatro Fantásticos? En tal caso habrá que movilizar a Súper López para contraatacar y, ya puestos, creo que Antares y yo podemos comenzar a macerar unos cuantos gases letales en nuestros prolíficos “istentinos” para poder utilizarlos contra cualquiera que intente atentar contra la dignidad de Su Majestad.

Kuko dijo...

Meteorismo:

Tienes razon en que Camilo Sesto mola mazo. No obstante y como proletario que soy mi nivel economico cultural solo llega para ver a Bruce. Es una pena, pero es "asin". Espero poder contar con recursos suficientes como para al menos comprar los grandes "esitos" de Camilo Sesto.

Respecto a la idea de contratacar, tambien cedo mi "istentino" como laboratorio de pruebas de cualquier gas mortífero que pudiera salir de el. Eso si, respecto a los superheroes, llamar a Calico Electronico y a su sobrino Ardorin. Con esos el gorila rojo (notese la influencia que tiene oir a Federico por las mañanas) no tiene nada que hacer.

I said

Jajaja dijo...

¿Los Cuatro Fantásticos? No, por Dios... perdón, por Fidel. Los Cuatro Fantásticos son unos capitalistas retrógrados que defienden al Imperio y a Mr.Danger. Habrá sido algún superhéroe bolivariano. Frigidaire, el congelador del pueblo, por ejemplo.

Aunque vuestra decisión (de Antares, Kuko y tuya) de plantaros con los pantalones bajados, el culo en pompa y los intestinos llenos de gases efecto-invernadero en la frontera con Venezuela, sin duda disuadirán a los esbirros del Comandante de intentar acción alguna contra la integridad térmica de Su Majestad (eso, la suya). No será necesario llamar en este caso a ¡Iberia Inc!