lunes, 27 de julio de 2009

Playa "gayer" ibicenca



Ayer vi un trozo de el programa Ola ola de Cuatro en el que hicieron un reportaje sobre una playa gay de Ibiza. Allí podía entrar cualquiera porque, de momento, los ayuntamientos no asignan a las playas ninguna acreditación que las convierta en lugares para calvos, para homosexuales, para culonas, para perros, para niños, para gente de ojos marrones, para políticos, para lerdos o para sabios. No obstante, aquel acogedor reducto playero estaba poblado mayoritariamente por homosexuales de sexo masculino, también conocidos como gays o, según los simpáticos guionistas de “La Hora Chanante”, gayers.

Lo que más me llamó la atención de esta playa fue que, al otro lado de una empalizada de escasa altura, concebida para evitar que la arena de la playa se fuese al pinar adyacente, se veía pasear a hombres en pelota picada que oteaban entre la maleza en busca de otros con los que mantener un encuentro sexual fugaz. Al ver a uno de esos oteadores se me vino a la cabeza la imagen de un zahorí que, en lugar de varilla de avellano, utilizase su erecto miembro viril a modo de detector, pero en vez de buscar agua, nuestro zahorí sexual iría al encuentro de algún “fistro” anal en el que solazarse (con permiso de su dueño, claro).

¡VIVA LA “LIBERTAZ” “SESUAL”!
¡VIVAN LOS ZAHORÍES “SESUALES”!
¡VIVA IBIZA!

Y con esta breve intervención de hoy os insto a narrar vuestras aventuras playeras. ¿Sois de los que van a la playa con toda la familia (padres, tíos, hermanos, sobrinos, etc.), con la cocina portátil y con la tele? ¿Preferís vacacionar en grupos más reducidos? ¿Sois autistas vacacionales de los que van de viaje en solitario? ¿Preferís pasar las vacaciones en casa tranquilamente? ¿Renunciáis a vuestras vacaciones por el bien de vuestra empresa?

13 comentarios:

Antares dijo...

Estimado Meteorismo, no puedo sino agradecerte que hayas puesto este "pos", sólo pensar la estampa de los zahoríes "sesuales" me ha producido tal hilaridad que hasta se me ha escapado una ventosidad..
¡VIVA EL "SESO"LIBRE!,
¡VIVA SUSANA ESTRADA!

Suntzu dijo...

Huy... Yo también lo vi. Lo del zahorí, genial. Jajaja... La playa y o no nos llevamos bien. Bueno, el sol no se lleva bien con mi piel y yo no me llevo bien con las masificaciones de personas humanas. Vamos, que en verano, si puedo evitarlo, no la piso. Prefiero ir fuera de temporada alta, aunque me tenga que poner manga larga.

Besos.:)

Meteorismo galáctico dijo...

Me agrada saber que os ha gustado el símil del zahorí con el buscador de “seso” rápido. Espero que el colectivo de zahoríes no se ofenda conmigo, no me gustaría tener que afrontar una querella por atentar contra el honor de tan simpáticos personajes.

Suntzu, la playa es bella, tu problema con el sol tiene solución, basta con que lleves puesta una camiseta mientras paseas junto a la mar. Yo voy poco o muy poco a la playa, pero tuve que pasar siete meses en Lanzarote mientras hacía la mili y otros tantos en Puerto Rico mientras hacía el paripé para una de mis antiguas empresas, y tengo que decir que me encantó la experiencia de vivir junto al mar. A mí nunca se me veía en la playa tumbado al sol, pero casi todos los días acudía a pegarme un bañito y a darme un paseo de arriba a debajo de la playa mientras me secaba y tostaba mi pellejo. Luego me iba a casita y me quedaba tan ancho.

No es necesario quedarse plantado entre la multitud cuando uno va a la playa. Mola más pasear e ir viendo los modelitos y los tipines de las personas que por allí deambulan o reposan en sus tumbonas. Me están entrando ganas de darme un garbeo por la playa este verano.

Jajaja dijo...

Dorami y yo estuvimos ayer en una playa en la que, aprovechando, que está perdida de la mano de Dios, hay una parte nudista: Allí se mezclan todos los tipos de gente: familias con múltiples sombrillas y neveras, nudistas con sombrero, parejas con perro... Yo, por no desentonar, estuve haciendo nudismo un rato, pero he de decir que no me terminó de convencer la "esperiencia". Quizá sea por el clima astur que acariciaba mis nalgas con una fría brisa no demasiado agradable.

Anónimo dijo...

Yo no he visto a ningún gayer actuando en la playa, pero sí que ví hace unos años, mientras disfrutaba de un bocata playero con unas amigas, a una encantadora viejecita completamente vestida con sus ropas de "abuela de la fabada", adentrarse en el mar, recolocarse algo bajo la falda, y soltar un chorizo de marca mayor que se fue flotando tranquilamente por el mar en el que yo me había estado bañando, ¡qué asco!.

Ya se que la gente hace pis y más cosas en el mar, pero una cosa es saberlo y otra verlo.

Os aseguro que mis baños de la tarde ya no fueron igual de relajados que los de la mañana.

Meteorismo galáctico dijo...

Yo nunca he sentido la “llamada de la naturaleza” estando sumergido en aguas marinas, pero conozco a personas que han tenido que afrontar ese tipo de situaciones de emergencia en medio acuático y reconozco que me han encantado sus historias depositorias.

Me hubiese gustado ser espectador de esa hilarante estampa de la viejecilla dejando su longaniza en el gran puchero marino. Probablemente yo también habría sentido un poco de repugnancia (no mucha) si hubiese tenido que ir a zambullirme en la zona “contaminada”, pero mis escrúpulos se habrían desvanecido en unos minutos y la escena presenciada habría permanecido por siempre en mi recuerdo.

Anónimo dijo...

Reconozco haber plantado un pino en aguas del Mediterráneo (Mazarrón - Huelva).

(lo de miccionar en la bañera lo confesaré cuando haya confianza. Desde aquella situación insólita en GH me da verguenza reconocerlo).

T A R Z A N E T E.

Meteorismo galáctico dijo...

¡Tarzanete!

¡Qué gran sorpresa volver a verte por aquí!

Supongo que todo este tiempo de ausencia habrá sido debido a que estabas apretando en aguas del Mediterráneo para que saliese ese gran pino que refieres en tu comentario.

Para romper el hielo a mí no me avergüenza reconocer que, si así se dan las circunstancias, libero mi carga miccionaria mientras cae el agua de la ducha sobre mí. Lo que me azora ligeramente es reconocer que esto comencé a hacerlo por solidaridad con Mercedes Milá. Antes de aquel ataque de sinceridad de nuestra estrella mediática (tan odiada por unos como querida por otros) jamás había osado verter ni una gota de orín en la bañera.

Aprovecho para enviarte un cordial saludo que te insto a compartir con tu santa esposa y tu pequeño churumbel (y con quien te plazca).

Anónimo dijo...

(Corrección: Aguas del Atlántico y no del Mediterráneo son las que bañan las costas de Huelva).

Eso de miccionar en la bañera seguro que es buenísimo para las durezas de los pies, y por lo que dices tienes que tener unos pies dignos de admiración (por su tersura que no por su hedor).

T A R Z A N E T E.

Jonay dijo...

Pues yo te agradezco el video que has puesto, ¿nadie se ha fijado en el masajista?..seguramente que sí,pero queda mejor hablar de lo escrito por Meteorismo.

Y para no desentonar tanto, no veo ningún problema el orinar en la ducha, la orina es limpia, por extraño que nos resulte.

Saludos desde las playas de Tenerife..y aclaro soy "gayer" pero no Zahorí..

Meteorismo galáctico dijo...

Así que eres “gayer”, amigo Jonay. Pues me parece muy bien. La pena es que no seas “zahorí”, habría sido interesante conocer a alguien que nos pudiese narrar de primera mano cómo se hacen esas búsquedas de pareja fugaz con el pene como detector.

Anónimo dijo...

Vi lo del zahorí, aunque no su "rama de avellano". Habéis de saber que e lo que utilizan los zahoríes.
En cuanto a la micción en la ducha, reconozco que lo hago incluso ANTES de que lo anunciase Mercedes Milá.
Y voy más allá. Cuando estuve de alférez en Cádiz, como en la residencia militar no había baño en la habitación, reconozco que a veces meaba en el lavabo para no tener que salir de la habitación a mear.
Esto me lleva a una interesante conclusión:
Como sólo nos duchamos una vez al día, el ahorro no es muy grande. Lo idóneo sería mear en el lavabo, y de esta forma no habría que tirar de la cadena. El ahorro sería astronómico. Creo que Al Gore lo aprobaría. ¿Qué os parece?

El hermano de Meteorismo.

Meteorismo galáctico dijo...

Estimado hermano de Meteorismo:

En nuestra familia no tiene mérito lo de miccionar en lavabos, bidés (ya se ha hispanizado esta palabra francesa) o bañeras. No en vano, cuando éramos pequeños (bastante pequeños), llegábamos a estar dos meando en el retrete (cruzando nuestros chorretes a modo de espadas líquidas), otro (habitualmente otra) desaguando en el bidé, alguno aligerando la vejiga en la bañera y, en brazos de nuestra madre, el más pequeño soltando una cascada miccionaria en el lavabo. ¡Aquello sí que era ecología y ahorro!

Lo de mear habitualmente en el lavabo me parece una buena idea, pero siempre habría que echar un poco de agua jabonosa para evitar que el ácido úrico acabase con el brillo del esmalte del sanitario con demasiada rapidez y, teniendo en cuenta que la gente suele dejar gotitas en el borde de la taza y en el suelo circundante a la misma, dudo mucho que la higiene del lavabo se preservase. En la bañera, al mear mientras uno se ducha, no hay tanto peligro de dejar detritus urinarios fuera de la pileta. Se ahora menos que con lo del lavabo, pero es más higiénico.