domingo, 12 de julio de 2009

Despedida de un ¿héroe?

Hace unos días Daniel Jimeno murió corneado por un toro en las famosas fiestas de San Fermín. Un hecho así siempre es trágico, sobre todo para los familiares y amigos, pero el hecho de haber ocurrido en unos encierros tan famosos, ha hecho que todo trascienda mucho más y que se hayan sucedido las muestras de apoyo a la familia: Declaraciones de la alcaldesa de Pamplona, comunicado de la plana mayor del Atlético de Madrid (del que el fenecido era socio), luto de las peñas de Alcalá de Henares, etc.

Al ver este despliegue de actos de homenaje a Daniel Jimeno he llegado a preguntarme si realmente murió como un héroe por o si, aparte de correr delante de un toro en Pamplona, hacía alguna otra labor de importancia vital para la humanidad pero, por más que he buscado en la web, no he encontrado nada. Los múltiples homenajes y muestras de dolor y solidaridad con la familia tienen que ver exclusivamente con su afición a correr delante de los toros pamplonicas.

Supongo que la gente que homenajea a este “héroe”, también lo hará cuando un conductor temerario se estampa contra un pino o cuando un trabajador del andamio se cae por no utilizar los arneses reglamentarios. Después de todo, el corneado no era más que uno de tantos temerarios que decidió arriesgar su vida tontamente participando en ese encierro. Encierro organizado y, obviamente, autorizado por las autoridades públicas que, a pesar de todo lo que se preocupan por la salud, seguridad y bienestar de la “ciudadanía”, no se cortan un pelo a la hora de fomentar la participación de la gente en esas tradicionales y peligrosas actividades taurinas.

Me parece excelente que se extremen las normas de circulación para intentar evitar los accidentes de tráfico, es estupendo que haya normas de seguridad que intenten evitar accidentes laborales, incluso es bueno que el Ministerio de Sanidad nos indique qué hábitos alimentarios, de higiene y de salud debemos seguir para llevar una vida lo más grata posible, pero todo eso parece entrar en conflicto con este otro tipo de chorradas populares que ponen en riesgo la vida de toda esa panda de majaras que corren apelotonados delante de una manada de animales de afilados cuernos y gran tonelaje.

No vayas a más de 120 Km hora para llegar a Pamplona a presenciar el chupinazo, pero al día siguiente, corre delante de un toro para vivir en toda su plenitud la “grandeza” de las fiestas de San Fermín. Tranquilo que, si mueres atravesado por un pitón, serás aclamado como un héroe, tu nombre saldrá en todos los periódicos y tu cuerpo sin vida mostrado por todas las televisiones. Habrá luto en tu localidad natal y, si no te hacen un monumento, será porque estamos en crisis.

El que sueñe con ser héroe ya sabe cómo conseguirlo.

¡VIVA LA NECEDAD!
¡VIVA SAN FERMÍN!

15 comentarios:

Anónimo dijo...

No para ti viendo tus tendencias un héroe es Michael jackson, no? aquí no se habla de héroe o no, se habla de la pérdida de la vida de una persona que se ha dedicado desde pequeño a correr los encierros aún sabiendo a lo que se exponía. Nadie culpa a nadie. Además, era una bellísima persona con un carisma espectacular y todos aquí de Alcalá de Henares le recordaremos. Y nos ensañéis más los antitaurinos con gente que muere de esta forma, haciendo lo que le gustaba, ha sido mala suerte. Un beso para toda la familia, Dani, No te olvidaremos.

Carlos García dijo...

Me temo que te estás equivocando con Meteorismo, estimado Anónimo.

espainfo dijo...

hola, queria invitarte a que agregues tu blog a espainfo.es
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

ZPtns dijo...

Pater
Tienes mas razon que un santo aunque las verdades a veces son desagradables. Anonimo, este mensaje no tiene nada que ver con Dani y si con la necedad de la sociedad. Lo unico que no estoy de acuerdo es la comparacion. Si corro en San Fermin a 200 y piso a alguien no le voy a matar pero si el toro corre mas que yo y me cornea es solo mi problema. En la carretera puedo matar a un inocente por ir a 200.

Viva San Fermin
Viva la necedad
Viva Meteorismo
y mi mas sincero abrazo a la familia de Dani
Vivan los teclados sin acentos

Meteorismo galáctico dijo...

Estimado anónimo:

En ningún momento he pretendido escarnecer a Daniel ni a nadie que muera en un encierro taurino o en cualquier otra circunstancia. Sólo pretendía hacer notar una de tantas contradicciones de esas con las que convivimos con total naturalidad.

Estoy convencido de que Daniel corría los Sanfermines porque le gustaba hacerlo. Sabía el riesgo que corría pero, como nos pasa a casi todos los que hacemos algo tan arriesgado como conducir, no lo tendría presente (yo tampoco lo hago cuando bajo un puerto en bicicleta a más de 70 Km por hora). Seguro que él tampoco contaba con la posibilidad de llegar a ser famoso en caso de ser corneado. No digo que esté mal que se hable de él y que se hagan actos de solidaridad con su familia o de recuerdo a su persona, sólo digo que me parece un tanto desmedido lo que se monta alrededor de los muertos en San Fermín.

Correr delante de un toro es peligroso y correr delante de un grupo de toros con un montón de gente cruzándose de un lado a otro, es más peligroso aún, así que no es sorprendente que ocurra alguna desgracia. Pero estas cosas son las que le dan emoción y notoriedad al festejo pamplonica, y esa notoriedad atrae a más y más gente cada año, cosa que conlleva unos ingresos cada vez más elevados para la ciudad, así que, si se gana dinero ¡a quién le importa el peligro! Después de todo ¿qué son dos o tres muertos a cambio de tantos millones que se dejan los turistas en la ciudad?

Que conste que, en el fondo, comprendo a los mandatarios. Seguramente yo también fomentaría este tipo de actividades lúdico-arriesgadas, siempre disfrazadas de cultura para poder llamar fascistas a quienes se opongan a ellas (oponerse a la cultura es un acto de lo más deleznable).

Jajaja dijo...

El que sí que es de verdad un héroe es Cristiano Ronaldo, que salta en ropa interior a un prado a correr detrás de un balón (con lo feroces que son). ¡Eso es sí que es un comportamiento heroico! De mayor yo quiero ser como él y que las masas enfervorizadas vengan a aplaudirme porque estreno calzoncillos nuevos.

¡VIVA CRISTIANO RONALDO!
¡VIVA EL "FÚRGOL" LUSO!
¡VIVA MARÍA LA PORTUGUESA!

Sureña dijo...

Solo quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con Meteorismo, fue un accidente, como tantos accidentes que hay a diario de personas anónimas, que mueren en las carreteras de vuelta a casa de su trabajo,de una negligencia médica,.. y no por ello se le hace homenajes ni se le convierte en héroe. Ese chaval se puso delante del toro voluntariamente, el toro no pudo decidir si quería estar allí en ese momento.

Zarzamora dijo...

Muy acertados los comentarios. A mí me parece bien que dejen hacer esos festejos. El que va, sabe a lo que se expone, y ahí no puede salir perjudicado ningún inocente, como en accidentes de tráfico.

Si hago caso a ese fondo morboso que todos tenemos, pienso que si yo tuviera un balcón bien seguro encima de esas callejas, me asomaría a ver el ¿espectáculo? y pensaría..."con lo bien que estoy aquí, y lo segura"

Jajaja dijo...

Meteorismo, un artículo que te va a encantar en Vicisitud y sordidez: "Best artists ever: Los flautistas".

Antares dijo...

El otro día ví "Brüno", la pinícula, lloré de la risa en varias escenas, que grande es Sacha Baron Cohen..

Meteorismo galáctico dijo...

Acabo de ver el reportaje de “Comando Actualidad” sobre los Sanfermines y ahora sí que no entiendo cómo a alguien puede apetecerle ir a semejantes fiestas: Basura por todas partes; borrachos por doquier, gente durmiendo (o intentándolo) en parques, aparcamientos, portales, etc; peleas y, en resumen memez a raudales.

Y en la plaza de toros, la zona de sol repleta de gente haciendo el bobo mientras bebe, come y canturrea. Cualquier cosa menos admirar el arte taurino. Eso sí, uno ha dicho que aplauden cuando el toro coge al torero (eso no quiere decir que todos hagan lo mismo). En la zona de sombra reinaba la tranquilidad y el público parecía más sosegado e interesado en los pases de los toreros.

Nunca había pensado en ir a los Sanfermines, pero tras este ilustrativo reportaje tengo claro que jamás me verán por allí.

Anónimar dijo...

Meteorismo, no te hagas ahora el interesante. Tu no irías a San Fermín, ni a las fiestas de mi pueblo (gran villa marinera), ni al pub que está debajo de tu casa siempre que no prohibieran fumar y poner la música alta y sobre todo si no pusieran uno de los "excusados" que tiene la señora Boyer en su casita.

Meteorismo galáctico dijo...

Tienes razón, Anónimar, los festejos no son lo mío y da igual que sean putrefactos como los de San Fermín o sencillos y sosegados como la celebración del cumpleaños de la madre superiora en un convento. Yo soy asín (que sepáis que ya está admitida esta palabra en el Diccionario de la RAE).

Es cierto que los retretes de alto nivel son algo que siempre ha atraído mi curiosidad (me encanta deponer en un entorno señorial), por lo que soy capaz de acudir a eventos sociales de lo más deplorable siempre y cuando exista la posibilidad de “catar” una de esas maravillas de la arquitectura sanitaria.

Jonay dijo...

Totalmente de acuerdo con Meteorismo, nadie obligó al chico a ponerse delante del toro, ha sido una muerte absurda no heroica.

El motivo de tanto permisivismo..el dinero..estas fiestas atraen mucho turismo, por consiguiente dinero, y más dinero.

Y así sigue la lista de fiestas sin sentido:
Fallas (no por la tradición, sino por el gasto de dinero que en ello traen la construcción de los Ninots para luego en unos segundos desaparecer entre el fuego), la fiesta del Agua (después nos animan a ahorrar..como en el anuncio del pis en la ducha.., la Tomatina..(y la gente pasando hambre, me gustaría ver si alguien de ese pueblo me regalaría una bolsita de tomates fuera de las fiestas..), e inclusive pongo los Carnavales de Tenerife...muuuchaaa parafernalia, dinero invertido por ejemplo..en Belén Esteban para intentar imitar a Madonna..¿alguién entiende algo?

Meteorismo galáctico dijo...

Te veo muy activo comentando mis excelsos artículos de Libertad Diodenal, Jonay, y eso me llena de gozo.

Es cierto que hay montones de festejos totalmente absurdos cuya única y fundamental finalidad es la de sacar dinerito, finalidad tan buena como otra cualquiera, pero que luego no se enfaden cuando ponen en la tele reportajes que muestran la cruda realidad de lo que se hace en esas fiestas (no todo el mundo, pero sí un gran porcentaje de los asistentes): Beber como cosacos, dormir poco o nada y llenar de mierda la localidad en fiestas.

Todo se disfraza de “cultura” para poder llamar retrógrados a los que opinamos que todos esos festejos no son más que sandeces, pero como a mí me importa un pito lo que me llamen, seguiré diciendo lo que me plazca y continuaré pensando que mucha de la gente que acude a esas celebraciones masivas bebe sin límite para evitar ser conscientes de lo aburrido que es pasarse tantas horas sin dormir y rodeado de ruido y basura.