domingo, 1 de febrero de 2009

¿Igualdad entre ciudadanos?

He leído hoy un artículo de Maite Nolla en Libertad Digital (ya sé que es una publicación tendenciosa y cuya veracidad es discutible pero ¿hay alguna que no sea así?) en el que comentaba que desde el gobierno catalán se ha enviado una circular a los hospitales de Lérida para que deriven a los enfermos aragoneses a hospitales de Aragón (la cosa es ahorrarse un dinerito). Como ocurre en cualquier zona fronteriza, la gente tiende a utilizar los servicios más cercanos a su casa aunque no sean de su comunidad, cosa perfectamente normal porque siempre es preferible hacer cuarenta kilómetros cambiando de comunidad que hacer cien para no salir de la tuya (tal vez haya tontos que por un amor exagerado a su patria chica prefieran ir al hospital más lejano para que les hablen con acento aragonés, pero supongo que serán los menos).

Lo de las autonomías tiene estos problemas que, en tiempos de escasez presupuestaria, parecen agudizarse. Es comprensible que, con criterios puramente contables y administrativos, se tomen estas decisiones que, desde el punto de vista del ciudadano normal son de lo más ridículas, máxime cuando a todas horas se está hablando de igualdad de derechos y de oportunidades para todos los españoles e incluso para todos los inmigrantes que residen aquí. Tengo entendido que incluso disponemos de un Ministerio de Igualdad que se creó, supuestamente, para velar por el cumplimiento de estos dogmas sagrados de un estado de derecho.

No caeré en la simplificación de decir que sobran todas las fronteras del mundo. Tal vez debamos ir avanzando, como se está haciendo en Europa, para flexibilizarlas cada vez más hasta que sean meras líneas que nos indiquen donde estaban históricamente todos esos países que finalmente se convirtieron en uno solo, pero eso es algo que no se consigue de la noche a la mañana. Lo que no entiendo es esta memez hispana de reforzar cada vez más las divisiones entre comunidades autónomas. Me parece una de las cosas más absurdas que hayan hecho los políticos a lo largo de la historia de la humanidad.

Todas estas sandeces podrían ser comprensibles si quienes que las potencian hablasen con claridad y dijesen que la igualdad entre ciudadanos españoles ya no existe, pero el caso es que siguen todo el día aderezando sus estúpidos discursos con las palabras “libertad”, “igualdad”, “democracia”, “soberanía popular” y qué sé yo qué más cosas bellas que, con sus actos diarios, no hacen más que contravenir.

La educación es diferente en cada autonomía o, yendo más allá, en cada municipio o colegio. La presión fiscal también es diferente de unos lugares a otros. Los habitantes de comunidades bilingües pueden optar sin problemas a cargos en la administración de toda España, pero los de comunidades monolingües, si no conocen la segunda lengua de esas otras comunidades, lo tendrán francamente difícil para optar a cualquier puesto (incluso aunque no se requiera hablar para desempeñar el cargo). ¿Se puede saber dónde está la igualdad entre los ciudadanos españoles? ¿Está haciendo algo Doña Bibiana Aído para resolver esto? ¡Qué preguntas más tontas hago!

7 comentarios:

Meteorismo galáctico dijo...

Esto no viene a cuento pero ya sabéis que en Libertad Diodenal se puede cambiar de tema sobre la marcha con total libertad, así que os contaré con alegría que acabo de descubrir que Chiquito de la Calzada tiene entrada en la Wikipedia. Es breve pero intensa. Allí podéis leer algo tan simpático como esto:

Sus chistes eran normalmente simples, cortos, inocentes, de humor simplista y en ocasiones absurdo, acompañados por ingeniosas comparaciones, su peculiar forma de andar de un lado hacia otro sin parar, mientras se sujeta las lumbares fingiendo tener dolores y añadiendo gran cantidad de palabras inventadas por él, muchas sacadas del lenguaje formal o del inglés, con su toque personal, por ejemplo, "fistro", "pecador", "cobarlde", "condemor", "no puedor", "diodeno vaginarl" o interjecciones como "¡cómorr!", "jarl", o "mamarl".

Es probable que Chiquito de la Calzada jamás hubiese llegado a las páginas de la enciclopedia Larousse o Espasa Calpe pero, gracias a Internet, nuestro astro del humor será siempre recordado como se merece.

Antares dijo...

..Un lago blanco, un lago negrorl..
Ese caballo que viene de bonanzaarl..
¡Somos de la Menetérica!,
Joorll

jam dijo...

Insisto, un sillón en la RAE para el Chiquito, ¡YA!
Creemos una plataforma.

Y que quiten a la menestra de igual da.

Anónimo dijo...

jaja Chiquito marco un antes y un despues de la historia televisa de "Ejpain" ( o de lo poco q queda de Ella )

Lo de las autonomias fue un mal invento de hace 30 años para salvar o iniciar un nuevo pais, pero visto q fue un error nadie ha querido cambiarlo, por que? duplicidad de funcionarios, mucha gente q vive del cuento, etc

estos y otros muchos males, q en epoca de crisis se acentuan mas...Por cierto, me asombra q ahora se sacan previsiones del gobiernom sobre paro, economia etc cada poco tiempo...mentiras sobre mentiras

Brave said

Meteorismo galáctico dijo...

Veo que Chiquito ha salvado la escasa aceptación del artículo de cabecera. Sin duda alguna nuestro afamado humorista arrasaría en las urnas si se presentase a las elecciones. Yo le daría mi voto sin pensarlo dos veces.

ZARZAMORA dijo...

La ministra Aído sólo está para la igualdad "de género" ´como dicen estos modernos que se inventan palabras y perífrasis. En fin, que tiende a la igualdad sexual, creo, y...para de contar. No, sí es que realmente no sé que hace.

Qué suerte vivir en Madrid y que nuestros niños no tengan que aprender idiomas minoritarios que no les van a servir para nada.¡Si hasta los asturianos están re-inventando ese dialectillo que era el bable. ¡Serán aldeanos!

Propongo como próximo tema el debate Bancos buenos o Bancos malos, culpables o inocentes. Ver si le damos la razón a Miguel Sebastián, que les está atizando bien o al presi, que parece que calla.

Dr. Flatulencias dijo...

Meteorismo, teniendo en cuenta tu historial y el previsible futuro de votaciones, creo que votar a Chiquito no sería nada descabellado.
En cuanto al tema de las autonomías, no sé si será un buen sistema, pero como poco es igual de malo que cualquier otro. Brave, en un estado centralizado el número de funcionarios dudo de que fuese menor.
Sobre la discriminación como dice Meteorismo si no es entre autonomías será entre provincias, ciudades, barrios o portales, siempre nos íbamos a quejar, lo que no quita para que al que le discriminen le joda.