martes, 3 de abril de 2007

La fealdad tiene solución con "Cambio Radical"


A falta de Gran Hermano y Operación Triunfo, he comenzado a seguir con interés ese nuevo programa llamado “Cambio Radical”. A pesar de su nombre, no tiene nada que ver con la política de ZP. Como ya sabréis la mayoría de vosotros, se trata de un bonito programa en el que gente fea se presenta a un proceso de selección para, en caso de dar la suficiente pena a los organizadores o, si su fealdad es tal que pudiera ser objeto del interés de una gran parte de los televidentes, acabarán siendo sometidos a unas cuantas operaciones de cirugía estética, ocular, dental , capilar y lo que se tercie, para acabar consiguiendo esa belleza que siempre soñaron descubrir al mirarse en el espejo.

Hay quien piensa que este programa es una aberración porque se arriesga la salud de los participantes en aras de conseguir audiencia. Es cierto que someterse a un lifting, una operación ocular, una liposucción, un arreglo integral de la dentadura, un implante de silicona en el pecho, etc., tiene su riesgo, pero también es cierto (supongo yo) que quien se somete a eso lo hace porque le da la gana y porque cree que va a obtener un beneficio que le hará olvidar el sufrimiento de tantas incisiones de bisturí en sus carnes.

Puede parecer estúpido que algunos sintamos curiosidad por ver cómo a una persona fea (feísima), los cirujanos, dentistas y estilistas consiguen convertirla en alguien con un atractivo bastante notable, pero el caso es que yo soy uno de esos bichos raros (tal vez no seamos tan pocos).

¿Está mal que alguien se aproveche del deseo de un feo de convertirse en guapo para montar un espectáculo y ganar dinero? ¿Debería avergonzarme de sentir curiosidad por ver el resultado de esa serie de operaciones a las que someten a esa víctima voluntaria? ¿Será la presión social ejercida sobre los feos la que mueve a algunos a someterse a esas torturas quirúrgicas para liberarse de esa supuesta o real marginación a la que están sometidos?

Probablemente algunas de las personas que se prestan a participar en un programa así (gente acomplejada y con unas ganas inmensas de sentirse aceptada socialmente y, lo más importante, por ellos mismos), serán fácilmente manipulables y aceptarán cualquier cosa que se les sugiera por parte de esos grandes profesionales que ponen a su disposición.
¿Quién utiliza a quién? ¿La clínicas al feo o el feo a las clínicas? Supongo que, como en todo intercambio comercial, cada cual se beneficia del otro. ¿Es eso ilícito? Tal vez si el paciente es tonto y se le manipula para convencerle de someterse a intervenciones que no le hacen falta y que ponen en riesgo su salud, la cosa sería grave, pero si la necedad no es lo único que puebla la mente del potencial paciente, supongo que todos están libres de pecado.

Pido a los lectores que me orienten (también pueden insultarme) para salir de este mar de dudas en el que me hallo. Los remordimientos de conciencia por no saber si mi curiosidad es legítima o malsana me corroen y no me dejan conciliar el sueño.

5 comentarios:

Exuperancia Rapú dijo...

La cirugía también puede hacer que una persona bella se afee o una fea acabe siendo horripilante. Ejemplos de esto tenemos en Michael Jackson, Sara Montiel y Marujita Díaz.

La curiosidad de ver como embellece una persona puede ser menor que la de ver cómo se le convierte en un monstruo.

Abogo por que se haga una nueva versión inversa de Cambio Radical. Los guapos también sufren presiones sociales y es probable que más de uno quiera convertirse en feo.

¡VIVA EL CAMBIO RADICAL INVERSO!

La fealdad también tiene su encanto.

nati dijo...

No te preocupes galáctico , no haces nada , que no llevemos los demás haciendo hace unos cuantos años. Aquí cortan la piel con el bisturí , y en Salsa Rosa cortan desde hace tiempo , la intimidad y el alma de la gente . Los de cambio radical ,nos ofrecen la fealdad de su aspecto , a cambio de consegir belleza y los de los programas de cotilleo ,lo cambian por dinero.
Pero que es ser feo? porqué estas señoras que han pasado por cambio radical, no acudían a su dentista y hacían una dieta saludable?
Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo , transformarlo , masacrarlo , o conformarse , pero lo que tienen que dejar como imagen clara al espectador, es que a las personas no se las quiere o valora solo por su aspecto físico.

Jajaja dijo...

Yo estoy totalmente en contra del “pograma” este. Los medios no hacen más que dar la imagen (nunca mejor dicho) a la gente de que lo importante en esta vida es ser guapo y “fermoso”. Nada más falso, los guapos tenemos los mismos problemas que el resto de la Sociedad.

Lo más importante es tener dinero.

Ful el Blogcazas dijo...

La cirugía estética está muy indicada para gente que, como yo, no tiene belleza interior.

Ful el Blogcazas dijo...

La cirugía estética está muy indicada para gente que, como yo, no tiene belleza interior.