martes, 1 de mayo de 2012

La tía Lola


Esta tarde estaba en casa de mis padres cuando ha llamado la tía Lola para preguntar a mi madre si podría alguien subir a su casa (vive al lado) para ayudarle a resolver ciertos problemas con el teléfono móvil. La tía Lola tiene más de setenta años y, como sucede a casi toda la gente de esa edad, le cuesta comprender los entresijos de la tecnología, cosa que no me extraña en absoluto porque, a pesar del empeño de algunos en vendernos la idea de que la tecnología es cada vez más sencilla de utilizar, la realidad no es tan bonita.

Hemos subido mi hermano y yo y lo primero que ha hecho nuestra tía, toda apurada, es pedirnos perdón por molestarnos. ¡Pobrecilla! ¡Si no nos llama más que una o dos veces al año para sacarla de algún sencillo atolladero! Hemos saludado al tío Pedro, su marido, que, gracias a unos electrodos que tiene implantados en el cerebro, mantiene a raya los temblores del parkinson, pero que, por culpa de eso, no puede articular las palabras de modo comprensible.

Enseguida nos hemos percatado de que el problema de nuestra tía se podía resolver si conseguíamos que asumiese que el teléfono móvil, en sus funciones básicas, se opera como uno fijo. Parece un objetivo sencillo de conseguir, pero nos ha costado un buen rato explicarle que para hacer una llamada hay que tener el teléfono encendido, marcar el número y pulsar la tecla verde.

La pobre resoplaba cada vez que intentaba comprender lo que le contábamos (cada una de las diez o quince veces que se lo hemos contado) e interiorizarlo. Nos ha pedido que le escribiésemos unas instrucciones sencillas porque no se fiaba de su memoria, así que eso hemos hecho, pero tampoco con eso se ha quedado tranquila. Para ella cualquier cosa es un mundo, todo le parece inabarcable para su mente.

La tía Lola lleva muchos años cuidando a su marido. No tienen hijos y, aunque ven con frecuencia a sus respectivos hermanos, pasan la mayor parte del tiempo solos, acompañados uno del otro. Esto podría sonar incluso romántico, pero hay que tener en cuenta que Pedro apenas puede hablar, así que lo de conversar queda borrado como actividad posible. La radio y la televisión son artilugios gratos para estas situaciones de falta de conversación (esto lo digo por experiencia propia), pero la convivencia continua con alguien con quien la comunicación es casi imposible puede llegar a ser una tortura (para mí lo sería).

He contado lo anterior porque puede ser la razón por la que, cuando nos íbamos mi hermano y yo, tras nuestra labor docente, la tía Lola ha dicho, sollozando: “siempre os estoy molestando” y cuando le decíamos que eso no es cierto, ha acercado su cabeza a mi hombro y se ha puesto a llorar, sin ruido, silenciosamente. A mí me ha dado una pena impresionante y me ha costado no soltar las lágrimas. Mientras ella lloraba, he pensado en lo terrible que tiene que ser su vida y he supuesto que ya está muy cansada y asustada de ver cómo ella se va apagando mientras Pedro aún la necesita. Le he pasado un brazo sobre los hombros intentando confortarla, pero me temo que eso ha servido de poco.

Y estas cosas ¿cómo se arreglan? Ojalá fuese tan fácil como lo del teléfono móvil.

6 comentarios:

Mojarra dijo...

La verdad es que deberíamos ser más atentos con ella y con Pedro. Yo el primero. Es algo tan sencillo como subir a su casa y hacerles una visita, pero encontramos tiempo para cualquier tontería, menos para algo tan sencillo como escuchar un poco a los demás y hacerles un poco de compañía.

Anónimo dijo...

Conmovedor post.

Quizás, una solución al interrogante que planteas, pueda ser no dar lugar a que sea ella la que os llame (teniendo además en cuenta que esto sucede 2 veces al año), sencillamente presentaros en su casa de vez en cuando. Ahora tenéis una buena excusa, que es la de ¿qué tal te va con el teléfono? ¿hacemos una prueba y me llamas? ...

Viajero_Estelar dijo...

Este tipo de situaciones nos lleva a reflexionar;es cierto que en el mundo que vivimos,lleno de redes sociales y mandangas olvidamos muchas veces a los más cercanos y que lo más importante es el calor humano..
Un post emotivo,gracias Meteorismo por ponerlo..

Anónimo dijo...

Pablo, eres tonto, pero también buena persona.

Meteorismo galáctico dijo...

Pues no negaré que soy tonto. A veces hasta presumo de ello (ahora mismo estoy viendo Gran Hermano, cosa que avala y prueba mi alto grado de memez). Lo de buena persona es más discutible. Un poco sensiblero sí que soy. Incluso me emocionaba con algunos capítulos de "La Casa de la Pradera".

Anónimo dijo...

Me encanta la escala de Bristol. Siempre escuché que las anchoas de la Escala estaban igual de buenas que las de Santoña, pero nunca pensé que se trataba de esto. Ahora me queda mucho más claro.

http://www.aegastro.es/Areas/Trastornos_Funcionales/Escala_de_Bristol.pdf