viernes, 16 de septiembre de 2011

La curva de aprendizaje

Ayer tuve una entrevista con un gerente de mi empresa (la empresa que me paga, que propietario de ella no soy) para ver si me aceptaban para trabajar en un proyecto que van a comenzar dentro de la entidad financieda para la que he trabajado estos últimos años.

Requieren unos conocimientos que yo no tengo pero que, como les dije, adquiriré conforme vaya trabajando con esas cosas, como he hecho siempre en mi cutre vida profesional. El gerente, muy seriamente, me preguntó por "la curva de aprendizaje". Quería que yo le dijese cuánto tiempo estimaba que tardaría en aprender por mi cuenta algo que desconozco (y que él desconoce aún más). ¿Cabe mayor despropósito? ¿Puede haber mayor estupidez?

Con esa forma extraña de formular su estúpida pregunta, intentaba disfrazar de sensato algo que es totalmente absurdo. ¿Cómo voy a saber yo lo que tardaré en aprender algo de lo que no sé nada? Eso, en el mejor de los casos, podrá estimarlo alguien que ya ha pasado por el proceso de aprenderlo con resultado exitoso. Cualquier persona sabría esto, pero este pobre diablo (era una persona agradable y educada, eso no lo puedo negar), con el fin de disimular la inmensa inseguridad que tiene por dirigir algo para lo que no está preparado, suelta frases hechas y formula preguntas grandilocuentes que esconden tremendas contradicciones y absurdos.

Lo malo de esto es que entrevistarán a más gente que, probablemente, sepa tan poco del tema como yo pero que no tendrá ningún reparo en afirmar con rotundidad que en una semana aprenderá todo lo que se requiera (sin saber qué se requiere), y a esos los cogerán.

El problema no está en que la gente mienta, sino en que, sabiendo unos y otros que nos estamos contando mentiras, actuamos como si creyésemos lo que nos dicen y como si creyésemos que nuestras trolas son creídas por los demás.

10 comentarios:

Mojarra dijo...

En ese caso creo que lo mejor es darles una dosis de su propia medicina y contestarles también con frases hechas.

Por ejemplo:

"Si tenemos en cuenta anteriores proyectos en los que he estado involucrado, creo que mi curva de aprendizaje alcanzará el máximo una vez haya realizado (el verbo hacer parece que está proscrito)la auditoría de necesidades corporativas, y puesto en valor el alcance del presente proyecto"

Obviamente esto no quiere decir nada, pero el cretino que tengas enfrente no se atreverá a decir que no ha entendido una mierda de lo que quieres decirle, y además se quedará fascinado por la cantidad de frases huecas que puedes construir.

Si es que estamos en manos de auténticos gilipollas...

Meteorismo galáctico dijo...

Me encanta la palabra “auditoría” y, mucho más, la expresión “poner en valor”. Tengo que integrar ambas en mi discurso habitual para poder soltarlas con naturalidad en las ocasiones en las que hable con algún líder. Seguro que quedarán muy satisfechos conmigo.

Laurent dijo...

Al leer este artículo me viene a la memoria otro suceso que te aconteció mientras trabajabamos en la misma empresa y para el mismo cliente, ¿te acuerdas?
Jefe:
-¿puedes reunirte conmigo 10 minutos?
Tu:
- Vayamos pues.
El resto es digno de este artículo y de cualquier comedia surrealista.
Te exhorto a que nos deleites con esta bella historia

Meteorismo galáctico dijo...

Estimado Laurent:

Mi memoria flaquea por el paso del tiempo, así que te insto a darme más pistas sobre ese hecho al que te refieres o, si lo tienes a bien, que cuentes lo ocurrido (te doy permiso pero sin dar nombres para que nadie se enfade).

Laurent dijo...

Según contaste y yo recuerdo (cualquiera de las dos cosas seguro que es falsa), el jefe de proyecto, te solicitó para que mantuvieses con él una reunión de 10 minutos durante los cuales se iba a tratar la estimación del tiempo de una tarea, él te apremiaba a que le dieses una fecha y tu le indicabas que debido a que no había experiencia previa sobre la tarea a tratar no le podías dar una fecha, el jefe de proyecto, insistió e insistió ante lo cual tu hiciste el siguiente comentario.
- Esta reunión iba a ser de 10 minutos y llevamos media hora por lo que estamos teniendo una desviación del 200% ¿como puedo dar una fecha sobre algo que nadie ha hecho hasta ahora?
Espero que esto haya refrescado tu memoria, y ahora puedas contar esta historia mejor que yo ya que me marcó profundamente acerca de las labores de gerencia.
El cumplido tus exigencias de forma pulcra y diligente, como corresponde a un lerdo que se precie.

Meteorismo galáctico dijo...

Gracias por tu eficacia, amigo Laurent.

Recuerdo algo de aquello, no con la nitidez que debería, pero eso de la desviación en el tiempo estimado de la reunión sí que me suena. No sé si lo que querían era que diese una estimación del tiempo que se tardaría en hacer algo o si necesitaban una justificación de la razón por la que no se habían cumplido las fechas previstas.

Siempre andan intentando ajustar fechas al milímetro para cosas tan grandes que no hay quien pueda abarcarlas y luego, para algo tan tonto como una reunión en la que se recabarán datos (todos inútiles, por supuesto) la duración prevista se rebasa en porcentajes monstruosos y no pasa nada. Creo recordar que el líder en cuestión me miró esbozando una sonrisa y pensando con envidia la suerte que tenía yo de poder decir lo que pensaba (que era lo mismo que pensaba él). A pesar de todo, al final hubo que inventar una fecha o una justificación para contentar a otro majadero que ostentaba un cargo aún más elevado (e inútil).

Como siempre, hicimos el idiota, pero esta vez hubo alguien que puso de manifiesto la tontería que se estaba haciendo.

Viajero_Estelar dijo...

¡Qué grande eres Mojarra!..
También se podría añadir: "Estoy dispuesto a que mi curva de aprendizaje se cumpla en fechas agresivas"..

Viajero_Estelar dijo...

El otro día te ví en la tele en un programa repetido de "Todo Cine" en la sexta 3 poniendo a caldo "El Árbol de la Vida". "Esijo" nos digas el enlace donde podemos gozar de tu lerdo comentario..
Que sepas que esta semana gozaré de vacaciones, prrrttataaaaaaaaaaa

Zarzamora dijo...

En mi trabajo se exige a los "mierdijefes" que cada día aporten al superior jerárquico los "compromisos". Es decir, se compromenten a vender al día siguiente un pagaré con un interés ínfimo, una tarjeta escandalosamente cara, un seguro que, a tu muerte, tus herederos olvidarán por la carrera de obstáculos que supone cobrarlo...Sí, sí: COMPROMISOS. como si querer fuera poder, como si los clientes fueran retrasados mentales con unas tragaderas tan amplias como los túneles de la M30.
Y todo esto aderezado
con una AGENDA dónde la mayoría de contactos y acciones se inventan, HOJAS DE CALCULO que se rellenan todos los días, MULTICONFERENCIAS dónde el jefe da caña a sus súbditos y averguenza públicamente al que no ha captado a algún cliente incauto. Una absurda BUROCRACIA que le impide hacer cosas útiles. ¡Cuando acabará la era de estos pánfilos que sin su traje y su corbata no son nada! Bueno sí, un saco de grasa recubierto de piel lechosa, aunque lo intenten disimular con visitas esporádicas a gimnasios de pago y dietas carísimas.

Meteorismo galáctico dijo...

Compromiso, agenda, multiconferencia, hojas de cálculo. ¡Me encanta!

Zarzamora ¿puedes pasar mi currículum a esos sacos de grasa de piel lechosa que tienes como jefes? ¡Quiero trabajar allí para aprender todo sobre cómo progresar en mi "carrera"!