sábado, 28 de marzo de 2009

La Hora del Planeta (¡qué bobada!)



Como sospecharéis los que me conocéis, no escribo mi artículo de hoy para apoyar esto que con tanta rimbombancia se ha llamado La Hora del Planeta. Escribo para sembrar un poco de crispación al respecto (los progresistas que leen mi blog debían de estar ya cansados de tan poca actividad polemista).

Se nos propone con gran aparato publicitario sumarnos a algo que a mí me parece una tremenda sandez a escala mundial: Apagar los aparatos eléctricos durante una hora. En la web earthhourus.org se dice lo siguiente:

El 28 de marzo, 2009 a las 8:30 pm, hora local, WWF, la organización mundial de conservación conocida en los Estados Unidos como World Wildlife Fund, le pide a individuos, empresas, gobiernos y organizaciones alrededor del mundo que apaguen sus luces durante una hora, La Hora del Planeta, para demostrar su preocupación por el cambio climático y demostrar su compromiso para encontrar soluciones. Apaga la luz. Actúa.

¿Qué es eso de mostrar nuestra preocupación por el cambio climático y demostrar nuestro compromiso para encontrar soluciones? Yo diría que lo que tendría interés no sería un absurdo apagón de una hora sino un comportamiento sensato en cuanto al uso de la energía durante todos los días del año.

Estoy convencido de que habrá millones de personas alrededor del mundo que, tal vez con su mejor intención, apaguen las luces e incluso sus marcapasos (si los tienen) para mostrar su preocupación por el medio ambiente pero, pasada la hora, volverán a tener todas las luces de casa encendidas y cogerán el coche hasta para ir al Ahorramás que tienen a cien metros de casa.

Me ponen nervioso estas manifestaciones paletas de compromiso con grandiosas causas que sólo duran una hora o cinco minutos. Pero no todo es inútil y paleto en estas iniciativas, la verdad es que tienen una utilidad innegable que no es otra que la de proporcionar a montones de programas televisivos y radiofónicos, así como a medios escritos (como este blog), un excelente tema de debate para llenar muchos minutos que, de no existir esta excusa, tendrían que ser rellenados con otros temas de menor tirón.

¿Y por qué este tema tiene tirón? Pues básicamente porque, como es algo que se hace por el bien del planeta (supuestamente), nadie puede negarse a apoyar (salvo yo, claro), por lo que hay montones de famosos y famosetes que graban su vídeo de exhortación a participar en tan trascendental actividad (aquí tenéis el de Alejandro Sanz) y, claro está, los fans de tan grandes personajes secundarán la petición de sus ídolos sin plantearse la bondad y utilidad de la misma (si Camilo Sesto me lo pidiese, yo también me uniría al apagón).

Lo único bueno que puede aportar este tipo de campañas es que, como llegan a todo el mundo (¡mira que son pesados!), a lo mejor consiguen que alguna persona que no sabe que teniendo todas las luces de casa encendidas todo el día gasta mucho (y lo paga), se dé cuenta de ello y, a partir de este fastuoso evento mundial, medite sobre su deleznable comportamiento y decida convertirse a la religión del ahorro.

9 comentarios:

Antares dijo...

Pues yo sí haré lo de la hora del planeta, no cuesta nada y haciéndolo mucha gente sí creo que se puede ver un ahorro.El tema es que la responsabilidad siempre nos cae a los particulares, las empresas dilapidan energía cosa mala, como bien sabes, luces encendidad a todas horas, etc..
Cambiando de tema 180º, "esijo" que seas "fologüer" mío en "túiter", no tengo ninguno todavía y me parece intolerable..

Meteorismo galáctico dijo...

¡Claro, Antares! Tú te recluirás en el retrete durante la hora del apagón y estarás tan feliz deponiendo a la luz de las velas.

Es obvio que durante la hora del apagón se ahorrará energía, pero no es menos cierto que, como mucho, se ahorrará la energía que consume el mundo entero en una hora o, lo que es lo mismo, alargaremos la duración de las reservas energéticas….¡UNA HORA MÁS! ¡Qué gran logro!

A lo que voy es a que estas medidas, que son más espectáculo que otra cosa, no sirven de nada si los que sois tan solidarios con el planeta no asumís un compromiso de ahorro sostenido (esta palabra es muy progresista, se utiliza en todos los foros de buenas personas que se preocupan por el planeta). Sé que tú, Antares, y toda tu familia, sois personas ejemplares en el uso de la energía (tú incluso abogas por el aprovechamiento del metano de las heces humanas para mover los vehículos de “trasporte”), y sé que mantendréis las luces apagadas porque pensáis que estáis contribuyendo a algo grande, pero no es menos cierto que muchas otras personas apagarán la luz de su casa para irse al bar de al lado que tendrás todas las luces encendidas, incluidas las del retrete porque algún militante del ahorro energético olvidará apagarla al salir.

P.D.- Paso del “Tuiter”. ¡”Esijo” que te vuelvas a dar de alta en “Feisbuk”!

Dr. Flatulencias dijo...

Pues a mí me parece una bobada más, una medida tan bonita como estúpida. La propuesta, si no lo he entendido mal es un sinsentido. Para concienciarnos de que debemos ahorrar energía para salvar el planeta, apaguemos las luces que no necesitamos durante una hora. ¿No sería más lógico que todos los que lo han secundado, apagasen las luces que no necesitan siempre? Yo es lo que hago. Eso sí, habrá contribuido a limpiar la conciencia de mucha gente, que cree que con esa hora ha contribuido al 'crecimiento sostenible'.

Jajaja dijo...

Pues yo no sé si he apoyado la Hora del Planeta o no. Salí de casa dejando todas las luces apagadas, cosa que siempre hago, pero fue para ir al teatro donde, naturalmente, los focos estaban encendidos para poder ver la función (lo del teatro a oscuras puede ser muy experimental pero es poco práctico). No sé si a Alejandro Sanz le parecerá adecuado mi comportamiento.

Anónimo dijo...

Siento decir a aquellas personas que apagaron sus luces que yo, por el contrario, las encendí todas. Supongo que todos aquellos que luchan contra el cambio climático veranean en el sur, si vinierais a “mi Cantabria” durante 15 días de verano y 12 de los cuales no parara de llover, seguro que apoyaríais, como yo, el cambio climático. Y que conste que es mi tierra y lo bonita que es se lo debe en gran parte a la lluvia, pero ¡Coño! un poquito de verano aunque sea a cambio de que el planeta dure unos añitos menos…

Meteorismo galáctico dijo...

¡Cómo se nota la tendencia cavernaria de la mayoría de los seguidores de este blog! ¡Sólo Antares secundó el llamamiento al apagón!

Me agrada constatar que el resto hizo su vida normal, salvo el Dr. Flatulencias, cuya actitud fascista y reaccionaria le llevó a encender más luces de las habituales para contrarrestar el efecto de las que otros apagaron.

Saludos cordiales a la participante anónima que sueña con una Cantabria de veranos soleados y cálidos. A lo mejor algún día se cumple ese sueño junto con el de que te toque el Euromillones y la Primitiva ¡Qué feliz serás entonces!

Zarzamora dijo...

Un poco al margen del asunto principal, diré que me sorprenden las horas a las que emitís comentarios, ¿estáis en paro o es que escamoteáis minutillos a la empresa?

Nadie ha comentado sobre el apagón "solidario" algo que mne dijo mi niño (que sabe mucho). La energía eléctrica es un contínuo,algo que fluye continuamente y que no se puede almacenar. Si de repente todos hubiérmaos hecho caso a los de WWF, ese exceso de energía retenida y sin poderse dispersar hubiera estropeado generadores y más cosas que no entiendo.

El mayor derroche de energía es el de las empresas, pero luego quieren que la mala conciencioa la tengamos los pringadillos de a pie. ¡Que apaguen las 4 torres por la noche, ya!.

Galáctico, escribe más a menudo. Son interesantes estos temas en que cualquiera puede opinar.

Zarzamora dijo...

No has cambiado la hora en tu blog.¿Te ha afectado psicofísicamente y lo has olvidado?

Anónimo dijo...

Dejaos de chorradas. Con lo bien que venía esa hora para aumentar el índice de natalidad ¡de España! Yo, al menos, ya he puesto mi semillita. Ahora si da fruto y es niño, le llamaremos Sostenible, y si es niña, Sostenibilidad.

Fdo: Anónimo cavernario.