sábado, 12 de mayo de 2007

¿Por qué vivimos asustados?


Hoy, al pasar frente a un colegio de mi antiguo barrio, me he fijado en que han duplicado la altura de las vallas del mismo y, al verlo, me he preguntado cuál podrá ser la razón de que, cuanto más nos golpetean con la idea de la libertad (o “libertaz” ), el estado de derecho, la igualdad, el estado del bienestar y todas esas zarandajas, más asustados vivimos.

No digo que ahora se viva peor que hace treinta años, no, pero sí que digo que vivimos más asustados. Pondré un ejemplo:

Cuando yo no tenía mucho más de nueve años y mi hermano no más de once, vivíamos cerca del Paseo de Extremadura, a un kilómetro y pico de la Casa de Campo y a un par de ellos de la Puerta del Sol. Pues bien, los dos teníamos permiso para irnos a pasear a la Casa de Campo, donde nos colábamos sin pudor en cuanta feria hubiese en los salones del IFEMA que allí había (aún existen hoy en día). También íbamos con gozo a inspeccionar trincheras de la Guerra Civil que hay por allí (no sé si seguirán existiendo). Tampoco nos ponían trabas para ir a la Plaza Mayor andando y perdernos entre la multitud que por allí pasea en Navidad (o en cualquier otra época). Semejante libertad la veo imposible para mis sobrinos, incluso para los que superan esas edades que he mencionado. Los padres llevan y recogen a sus hijos en el colegio hasta avanzadas edades, si salen a la calle tiene que ser para estar en el patio vallado de la comunidad vecinal, si van en bici no deben alejarse más de tres manzanas y, por supuesto, nada de bajar de la acera para pedalear por el asfalto.

No sé si el problema es que ahora hay más delincuencia que antes (probablemente así sea) o que ahora nos cuentan demasiadas desgracias a todas horas y las asimilamos de un modo tal que nos convertimos nosotros mismos en transmisores de ese miedo a todos los que nos rodean.

Si ahora vivimos mejor ¿Por qué hay más inseguridad? ¿Tal vez porque hay más desigualdades (unos vivimos muy bien y otros muy mal? ¿Quizá porque los delitos salen muy baratos en cuanto a condena y sale rentable delinquir? ¿No hay tanta inseguridad como creemos pero nos incitan a creerlo para tenernos más controlados?

Si alguien sabe la respuesta, que la diga en el acto.

P.D.- Como últimamente no hablo de política, para que quede constancia de que sigo siendo un fascista redomado, anunciaré ahora mismo que pienso votar a Gallardón y a Esperanza Aguirre.

5 comentarios:

Antares dijo...

Estimado Meteorismo,

Esa obsesión por la "seguridaz" no es sólo cosa de aquí, en Londres hay cámaras en las calles, en los pubs, hasta para mear..
Parece que El Gran Hermano avanza poco a poco y que a algunos gobernantes les interesa que la gente viva con miedo, así se les puede manipular mejor, pero como bien dijo Yoda "El miedo es el sendero del lado oscuro. El miedo conduce a la ira, la ira al odio y el odio al sufrimiento"..
Y no añadiré más a estas sabias palabras del maestro Jedi..

Meteorismo galáctico dijo...

Poner cámaras en los retretes me parece una cosa acertada, así se podría orientar en el uso correcto del papel higiénico a todos esos personajes que lo desperdician sin pudor para secarse “la gotita” o para hacer brillar su entrenalga tras una gozosa deposición. No obstante, hay que respetar la intimidad de las personas en esos delicados momentos.

En cualquier caso, controlar a nuestra “avanzada” sociedad no creo que sea muy complejo dado el grado de necedad que nos adorna. El nivel de estulticia al que hemos llegado es tan elevado que incluso hay gente que acude ilusionada a los mítines que dan nuestros políticos. Reconozco que puede ser divertido acudir a alguno de esos “espectáculos” para reírse un poco de las sandeces que digan los ponentes, pero lo verdaderamente preocupante es que (esa impresión me da a mí) la mayoría de los que van, acude con toda la seriedad del mundo a aplaudir cuanta sandez salga de la boca del que ocupe el estrado en cada momento.

¿Cabe aportar mayor prueba de que nos tienen en sus manos?

Antares dijo...

Estoy de acuerdo en que poner cámaras en los retretes es una gran idea, así se podría dar un "correztivo" a los que dejan "shitbergs".Por cierto,en mi "proyezto" hay otro personaje aficionado a dejar mojones flotando en el retrete y también "chucrut" en la taza.Con una web-cam situada discretamente podríamos saber la "identidaz" de semejante sujeto y hacerle ver lo inapropiado de su "conduzta", pues deponer es un placer, pero también hay que ser educados y dejar el trono en perfecto estado de revista para el siguiente deponedor.
He dicho.

Meteorismo galáctico dijo...

Los "shitbergs" son una obra de arte, así que nada de castigos, a sus autores hay que concederles premios para que sigan creando esas maravilas artísticas con la única ayuda de su tracto intestinal y la maestría de su esfínter anal.

¡He dicho!

Jajaja dijo...

Todo esto nos pasa, Meteorismo (y perdona que interrumpa este apasionante coloquio tuyo con Antares sobre el tema de las cacas), por gente como tú que sois unos fascistas redomados. Si todos votaseis a Rafa (Simancas), las vallas caerían casi por ensalmo y hombres, mujeres y transexuales de todas las razas os reuniríais en grandes corros en los parques, donde bailaríais al son de músicas étnicas.